Niño Jesús del Sagrado Corazón

Atribuido a Luís Paret y Alcázar
Fecha: h. 1789-1799
Medidas: 69 x 55’2 cm
Materiales: Óleo sobre tela
En la obra se ha representado a un Niño Jesús del Sagrado Corazón, que además tiene atributos tanto de Niño de la Pasión como de Salvator Mundi. Está realizada de manera exquisita, tanto técnicamente como por los materiales que la componen. Desde la figura principal hasta los atributos, e incluso el follaje que lo rodea tienen un gran acabado: dulce y sedoso, todo un espectáculo para la vista. Incluso los ángeles que asoman entre las nubes con caras pícaras tienen una transparencia suave y magnífica. La investigación realizada por los expertos del CAEM, concluyó que la pieza incorpora características matéricas afines a Luís Pablo Saturnino Pared y Alcázar (Madrid, 1746-1789). El estudio técnico de sus componentes ha confirmado que se trata de materiales propios del siglo XVIII, además de revelar la particularidad de la utilización de una capa de preparación con ocre-amarillo, que concuerda con el tipo de preparación de otras piezas de este artista. De acuerdo con el estudio estilístico se trataría de una pieza de fin de siglo, afín al último periodo pictórico de este artista, justo cuando Pared adopta composiciones neoclásicas, pero sin abandonar nunca elementos propios del rococó. Esta pieza quedaría enmarcada dentro de la línea de los diversos niños Jesús del artista, donde realiza fusiones iconográficas (en este caso presenta elementos de la Pasión, del Salvator Mundi y del Sagrado Corazón). No solo la iconografía es genial, sino que cualquier detalle de la pieza está realizado de forma singularmente pulcra. Una magnífica obra, en definitiva, que refleja la delicadeza refinada del mundo rococó, sumada a la minuciosidad y el detallismo de un gran miniaturista.