San Jerónimo estudiando

José de Ribera
Xàtiva, 1591 – Nápoles, 1652
Fecha: h. 1616-1620
Medidas: 124’5 x 100’6 cm
Materiales: Óleo sobre lienzo
De gran calidad plástica y probablemente realizada durante su estancia en Nápoles, ésta es una obra de juventud de José de Ribera. La composición es original en el registro de lo Spagnoletto —representa al protagonista en tres cuartos, pero de espaldas—, marcadamente austera pero equilibrada. El artista valenciano exhibe un gran dominio del dibujo en la definición de la figura de San Jerónimo, erudito y penitente a la vez. El Santo y sus atributos emergen de la oscuridad absoluta y son objeto de un trabajo tenebrista paradigmático que evita caer en el patetismo barroco. Ribera apuesta por una composición contenida, pensada para un público cultivado y sensible, capaz de emocionarse con la musculatura delicadamente modelada mediante la pasta pictórica, con la admirable definición de los volúmenes y matices cromáticos de la barba y la cabellera o con la púrpura cardenalicia sobriamente esculpida gracias a un tratamiento elegante y sutil de la luz y el color.